Las escenas post-vacacionales que estoy viviendo:

  1.  Me encuentro al vecino de abajo que me pregunta: “¿qué tal las vacaciones?”- le  miro sonriendo, como últimamente hago siempre, y le digo: “¡estupendas!” – a lo que él me responde casi enfadado: “¿cómo estupendas?¡seguro que cortas! ¡las vacaciones siempre son cortas y eso es lo peor!
  2.  Quedo a comer con un amigo que me dice: “has estado mucho tiempo fuera de Madrid, estarás triste de que se hayan acabado tus vacaciones”- le miro sonriendo y respondo que sería una de las opciones pero que me sentía muy feliz y afortunada de todo lo que había vivido en este tiempo viajando y por ello no estaba triste, sino muy alegre, inmensamente alegre…y mi amigo no ha emitido ningún otro sonido.
  3. Saludo a un compañero de trabajo al que le digo lo bien que le veo y cómo le han sentado de estupendas las vacaciones. Mi compañero me contesta cambiando la expresión de su cara: “¡para lo que me va a durar. Seguro que al final del día ya estoy de mala leche!”.
  4. El último comentario post-vacacionesl es de nivel avanzado: se ha producido hablando con  una persona de esas que creen siempre tener razón,  cuando ha visto mi sonrisa, ha percibido mi felicidad y después de haber hablado un rato, me ha dicho: “esa sonrisa, te doy dos días máximo, después se te olvida, ya verás…”

Yo no pretendo hacer apología de la filosofía positiva que ve todo “happy happy”, es más, las personas que vienen a mis cursos saben que no creo en ello porque en la vida hay momentos maravillosos, otros más difíciles y otros a los que llegar requiere mucho esfuerzo pero la diferencia, y en eso sí creo, la marca la forma que tengas tú para afrontarlos.

Yo sé que habrá momentos en los que no te sentiras tan feliz pero en esos momentos utiliza una de las técnicas que en PNL se llama anclaje y que para mi funciona. ¿Solucionan la vida? Pues no y sí, depende. Lo bueno es que al menos te hacen estar en un estado a partir del cual tendrás más recursos para afrontar lo que tengas que afrontar.

 ¿Qué es un anclaje?

Un anclaje es un estímulo externo asociado a una sensación fuerte interna. Como la asociación es tan fuerte, si tú recreas en tu mente el mismo estímulo externo puedes volver a reproducir en ti la sensación asociada a él. Es un poco como el efecto de una canción determinada que cuando la escuchas te recuerda a algo y te hace revivirlo. Eso sería un anclaje. Ahora tú lo puedes crear de forma consciente. Mi anclaje en este momento, una fuente de energía positiva, es volver a imaginarme un momento en que veo un faro, el mar, un momento que tengo asociado con una sensación mágica mientras miro la sonrisa de una persona especial y escucho las gaviotas.

En el momento en que necesito volver a sentirme positiva me imagino esto, escucho los sonidos de ese momento y reproduzco la sensación en mi cuerpo que tenía en esa situación. Hago aún más grande la imagen, con más colores, intensifico los sonidos y paso la sensación por todo mi cuerpo dejando que me envuelva. Y de forma inmediata, sin que nadie sepa lo que estoy haciendo mentalmente, mi sonrisa vuelve a unirse a la sensación de bienestar que quiero mantener en mi. ¿No te parece genial?

Esta es una de las técnicas más fáciles que usamos en coaching para enseñar a las personas a entrar en el estado que quieren, a veces se requiere la ayuda de un coach y otras se puede aprender solo.

¿Quieres hacerlo también tú? Aquí están los pasos…

  1. Imagina un momento súper especial en tus vacaciones. Ese momento cumbre en el que irradiabas felicidad o estabas como querías estar y tenías esa sensación que te gustaría mantener en este momento.
  2. Coloca la imagen delante de ti y hazla incluso más grande y con más color.
  3. Recrea en tu mente los sonidos o incluso ponle al momento una música que te guste.
  4. Respira y siente la sensación que tenías en ese momento, ajusta tu posición corporal, tu expresión, mientras haces que pase de nuevo por todo tu cuerpo.
  5. Si quieres puedes hacer un movimiento con alguna de tus manos. Un movimiento que cada vez que repitas hará que esta imagen venga a tu cabeza para hacerte sentir lo mismo que sentías.
  6. ¡Hazlo ahora!
  7. Repite los pasos 1 al 5 varias veces cada vez con más intensidad hasta que realmente estés sintiendo la sensación que quieres mantener.

¡Espero que así puedas esquivar mejor a todas las personas que transmiten energía negativa después de las vacaciones!

Te deseo una feliz semana y si te ha resultado útil este artículo por favor compártelo o síguenos en facebook para seguir recibiendo más.

Paloma

Paloma es Mind Coach y especialista en procesos de mejora a partir de técnicas de Programación Neurolingüística. Trabaja en el mundo de la empresa, con clientes individuales y con deportistas ayudándoles a creer más en su potencial y a llegar ahí donde quieren.