Decidir es uno de los momentos en los que los seres humanos tenemos más dificultades. Etimológicamente esta palabra viene del latín “decidere” que significa “separar cortando”, es decir, que tomar una decisión es “hacer un corte” en un proceso de evaluación de las distintas opciones que se ofrecen.

Ahora la realidad es que decidir nos resulta complicado porque decidir es acción y la acción supone salir de nuestra zona de confort. El co-creador de la PNL, Richard Bandler, dice que el miedo más grande que tenemos los seres humanos no es a la muerte sino a salir de nuestra zona de confort, a salir de nuestra rutina, por eso decidir nos cuesta.

Además no todos afrontamos este momento según el mismo patrón.

Algunas personas necesitan conocer todas las posibilidades, todos los detalles, y tener toda la información antes de sentirse preparados para decidir. A veces las personas con este comportamiento no consiguen decidir nunca porque están demasiado ocupados valorando opciones.

Otras deciden según su instinto y sus sensaciones, de forma rápida y sin mucha reflexión. Además suelen ser personas que eligen por ellos mismos y no esperan a tener la aprobación de los demás.

Otros buscan la aprobación de los demás para decidir. Si el exterior parece estar de acuerdo y apoyan la decisión consiguen actuar.

Algunas personas necesitan datos que valorar, otras buscan mucho ejemplos, otras necesitan tiempo, otras tienen una voz interior que les dice todos los motivos por los que no hacer algo y hasta que no la callan no se dejan llevar por el momento… en fin, hay una variedad muy extensa de tendencias a la hora de decidir.

Ahora lo que de verdad nos mueve a decidir son dos cosas solamente. Todas las decisiones que tomamos están motivadas por alguna de estas opciones:

  • o porque quieres alejarte de algo que te causa dolor
  • o porque buscas acercarte a algo que te aporta placer

…piénsalo. Y una vez que lo hayas hecho, permítete crear una película de algunas de las opciones que tienes y haz que avance, como si visualizaras tu futuro porque ya has decidido, percibiendo todo aquello positivo que va a acurrir y que te acercará cada vez más a tu objetivo debido a que has actuado en un momento.

Por último, también está la versión más romántica para aquellos que lo creen, entre ellos yo, de que algunos trenes pasan sólo una vez en la vida y puedes cogerlo y descubrir algo maravilloso o quedarte en la estación, en esa zona de confort en la que nunca pasa nada o lo que pasa es aburrido. A ti decidir.

¡Qué tengas una feliz semana llena de decisiones!

Paloma

Si te ha resultado útil este artículo por favor compártelo para que tus amigos también puedan leerlo o síguenos en facebook para seguir recibiendo más.

Paloma es Mind Coach y especialista en procesos de mejora a partir de técnicas de Programación Neurolingüística. Trabaja en el mundo de la empresa, con clientes individuales y con deportistas ayudándoles a creer más en su potencial y a llegar ahí donde quieren.