Ella lo comentó. Desde la tarima en la que impartía la clase volvió a repetir con un acento mezcla de varios idiomas entre los que destacaba el hindi: por qué hacer las cosas complicadas. ¡Hazlo fácil!

Y con la misma sonrisa con la que pasaba las tres horas de clase a la que asistíamos y seguramente el resto del día (quizá sean los efectos colaterales de la meditación), con esa misma sonrisa nos empezó a contar una historia. Allí en Mcleod Ganj, a las faldas del Himalaya, todo el mundo cuenta historias.

Mundo fácil

Así que empezó: cuando los astronautas americanos fueron a la luna llevaron con ellos un bolígrafo destinado a lo que normalmente en la tierra hacen los bolígrafos, escribir. Su sorpresa fue cuando se dieron cuenta de que debido a la falta de gravedad la tinta no salía y era imposible usarlos. Así que empezaron a destinar fondos e investigación para crear bolígrafos que se pudieran mandar en las naves espaciales…en ese mismo momento, los rusos que también querían escribir mientras volaban hacia el espacio decidieron no invertir tiempo y dinero en crear un bolígrafo que pudieran usar en la nave y simplemente se llevaron ¡un lápiz!

Las caras de las más o menos 50 personas que estábamos allí mostraban un trance, que podía haber sido inducido por cualquiera de los mejores hipnotizadores cualificados de occidente. Quizá era el paraje en medio de lo que llaman la pradera del Himalaya, quizá las tres horas de yoga a las que nos sometíamos todos los días, quizá el pensar que estábamos cerca del Dalai Lama o quizá la necesidad que tenemos los occidentales de que llegue alguien que aparentemente está más tranquilo que nosotros, con aspecto de gurú y de que nos diga: ¿por qué quieres hacer las cosas complicadas? Hazlo fácil.

¿Qué es lo más útil?

Y aunque he sido siempre muy seguidora del pragmatismo, mis clientes saben que me caracterizo por ser muy práctica en los procesos de coaching y mi pregunta básica es: ¿qué es lo más útil que puedes hacer en este momento?, a lo que a partir de ahora añadiré el concepto de hacerte la vida fácil.

Por ello y después de horas de estudio, de trabajo, de meditación creo que hay tres frases básicas que pueden ayudarte a vivir mejor:

  • ¿Qué es lo más útil que puedo hacer yo en este momento?
  • ¿Cómo puedo hacer esto de forma que mi vida sea más fácil?
  • ¿Y si paso la película para adelante, cómo va a afectar lo que haga hoy a mi futuro?

Ponlo en práctica

Mientras escribo esto, ya en mundo occidental, me sigue viniendo la imagen de la profesora de Iyengar Yoga mientras decía: por qué quieres hacer las cosas difíciles. Haz tu vida fácil –y levantaba los brazos en un gesto de “esto es así y es la lógica mejor que puedes aportar a tu vida”.

Ponlo en práctica y quizá te encuentres introduciendo cambios en tu vida. Espero tus noticias.

Qué tengas una buena semana!

Paloma

¿Quieres empezar un proceso de mejora personal o de Coaching personal? Visita la web www.palomasanz.com para saber cuándo son las próximas conferencias o cursos que ofrece Paloma o contacta directamente con ella paloma@palomasanz.com. Visita Calendario cursos